FOTO: Steve Etherington/Mercedes AMG F1 Team

Valtteri Bottas aprovechará las vacaciones de la Fórmula 1 para continuar una tradición entre finlandeses de probar un auto de rally mundial.

El integrante de Mercedes AMG F1 Team estará en el Rally del Ártico manejando un Ford Fiesta RS de M-Sport, similar al que Sébastien Ogier condujo hacia los últimos dos títulos mundiales del WRC; su copiloto será Timo Rautiainen, campeón en 2000 y 2002 cuando unió fuerzas con Marcus Grönholm.

“Esta es una oportunidad única para echar un vistazo al mundo del rallismo, y quisiera agradecer a todos los que lo han hecho posible”, comentó Bottas. “Es territorio totalmente nuevo para mí también, ya que no tengo experiencia previa en un auto de Mundial de Rallies. Aún así, siendo el piloto de carreras que soy, siempre vas a fondo en cualquier vehículo que estés manejando”.

Esto es parte de la iniciativa del equipo AKK Motorsport que lleva por nombre “Flying Finn-Mission in Lapland’, cuyo objetivo es desarrollar a pilotos de su nación en la especialidad del rallismo. El evento será del 24 al 26 de enero, tres semanas antes del inicio de la pretemporada de la Categoría Máxima.

Con esto, Bottas sigue los pasos de sus compatriotas Keke Rosberg, Mika Häkkinen, Mika Salo y Kimi Raikkönen, quienes participaron en ocasiones múltiples en el evento que forma parte del Campeonato Finlandés de Rallies y que incluye 240 km de pruebas de cronometradas cubiertas de nieve y hielo dentro del Círculo Polar Ártico.

“En mi vida, me he sentado en un auto de rallies con solo tres pilotos, pero esta es una misión tan interesante que solo acepté el desafío”, dijo Rautiainen, quien no participa de manera activa en una competencia de este tipo desde 2010.

“Creo que para un conductor talentoso como Valtteri, podremos establecer una rutina básica buena de manejo en las pruebas. La parte desafiante será por supuesto aprender los pormenores al hacer notas y aprender a manejar con notas de ritmo al mismo tiempo”.