FOTO: Toyota GAZOO Racing

Sin importar que fueran perseguidores durante el recorrido, Fernando Alonso, Kazuki Nakajima y Sebastien Buemi obtuvieron su segunda victoria consecutiva en las “24 Horas de Le Mans” para sellar el título LMP del WEC.

La tripleta corrió en segunda posición en casi todo el recorrido, llegando a tener una desventaja de más de dos minutos ante sus coequiperos de Toyota; sin embargo, faltando 62 minutos para el reloj, José María López redujo la velocidad en Mulsanne y sus ingenieros pensaron que fue debido a una pinchadura en su neumático trasero derecho, pero en realidad fue en el delantero, por lo que se detuvo dos veces en la zona de fosos.

VER: Resultados

El argentino, quien con Mike Conway y Kamui Kobayashi arrancó en la PP y lideró 339 de las 385 vueltas completadas, no pudo alcanzar a Nakajima, encargado del último turno. Con ello el japonés, Alonso y Buemi se quedaron con el primer puesto absoluto y con la corona del Mundial con 198 puntos.

Como se esperaba, los equipos privados no fueron amenaza para Toyota, exceptuando el arranque bueno de Gustavo Menezes con el Rebelión No. 3 que le permitió pasar a Buemi en la primera vuelta. Stoffel Vandoorne llevó al No. 11 SMP Racing BR1-AER al tercer puesto, con seis vueltas de déficit sobre los vencedores.

El Rebellion No. 1 fue cuarto, reponiéndose a pinchazos, pero siendo el último en quedar incluido en el clasificador general, ya que sus compañeros del R-13 No. 3 protagonizó incidentes y detenciones en plena pista. ByKolles y el DragonSpeed BR1 también abandonaron antes del amanecer dominical.

VER: Resumen Parte 1; Resumen Parte 2

De un modo similar a Toyota, Signatech-Alpine se quedó con la victoria en la clase LMP2 con Nicolas Lapierre, Andre Negrao y Pierre Thiriet consagrándose por segunda vez como campeones del Mundial.

Siendo el tercer éxito del equipo de Phillipe Sinault en cuatro años, solo requirieron de liderar 163 de los 368 completados y beneficiarse de los problemas del G-Drive No. 26, quien perdió 20 minutos en el garaje durante la Hora 19 por una falla mecánica.

Roman Rusinov, Jean-Eric Vergne y Job Van Uitert habían disfrutado de una ventaja de 90 segundos antes del problema, por lo que se conformaron con la sexta colocación. El podio fue completado por el Jackie Chan DC Racing No. 38 y el TDS Racing No. 28.

El accidente de Pastor Maldonado en la Hora 17 y una falla en la suspensión del ORECA No. 30 de Duquiene Engineering le dieron oportunidad al Ligier de United Autosports ser cuarto y al IDEC Sport ORECA de Memo Rojas, Paul-Loup Chatin y Paul Lafargue al quinto sitio.

Ferrari terminó con su sequía en la clase GTE Pro, que se remontaba a 2014, para ganar con el No. 51 de AF Corse, manejado por James Calado, Alessandro Pier Guidi y Daniel Serra.

La tripleta quedó como la única en la batalla, tanto por la aparición de autos de seguridad que les dio ventaja. así como por el abandono del Corvette No. 63 de Antonio García, Jan Magnussen y Mike Rockenfeller. El danés manejaba por la mañana pero un contacto con el muro de las Curvas Porsche los envió al garaje.

Con ello, vencieron a los Porsche No. 91 (Gianmaria Bruni, Frederic Makowiecki y Richard Lietz) y No. 93 (Nick Tandy, Earl Bamber y Patrick Pilet) por 49s y 1m09s, respectivamente. Los cuatro Ford GT, en la despedida del programa oficial de la marca, llegaron en cuarto, quinto, sexto y séptimo. Kevin Estre y Michael Christensen aseguraron la corona de la serie, pese a que un problema con un escape de su 911 RSR los dejó en 11º.

Pese a una sanción tardía, el himno de Estados Unidos sonó en el podio gracias a Keating Motorsports, que con un Ford GT privado, pilotado por Ben Keating, Jeroen Bleekemolen y Felipe Fraga, dominó la clase GTE Am, liderando 281 de las 334 vueltas.

Team Project 1, con un Porsche, terminó en segundo puesto, suficiente para que Jorg Bergmeister, Egidio Perfetti y Patrick Lindsey ganaran en título 2019-2020. Un Ferrari de JMW Motorsport completó el podio.