Compartir

El final del camino

En su último año de vida, la Grand Am trató a toda costa de romper el dominio del equipo Ganassi, que había ganado seis de los últimos nueve títulos incluidos cuatro, y los tres más recientes en forma consecutiva, con la formación apoyada por Telmex y la dupla Memo Rojas-Scott Pruett. Las cosas no empezaron bien para los organizadores cuando el equipo obtuvo su quinta victoria en 10 años de correr las 24 Horas de Daytona, la prueba premier de la serie. Se hicieron alteraciones para emparejar la potencia de los motores y el equipo Telmex-Ganassi sufrió al ser de los dos –y único puntero– usando el motor BMW por lo cual no había una correlación suficiente para ver qué tanto afectaban los cambios. El caso es que en Austin ganó el ‘Dragón Rojo’ de Alex Gurney y Jon Fogarty con carrocería Corvette y motor Chevrolet y en Barber repitió la combinación, pero en el auto de Wayne Taylor Racing manejado por su hijo Jordan y Max Angelelli.

Memo y Scott ganaron en Road Atlanta, pero Max y Jordan devolvieron el mando a los de General Motors con una victoria en Detroit y luego vinieron triunfos consecutivos en Mid Ohio y las 6 Horas de Watkins Glen para otro equipo de GM, el Action Express Racing con la dupla de Joao Barbosa y Christian Fittipaldi al volante. Sin embargo, la causa de los Riley-BMW tuvo ayuda cuando el Staworks cambió de Ford a BMW y ganó en el circuito de Indy con el venezolano Alex Popow y el escocés Ryan Dalziel y repitió en Road America, pero con su otro auto, el de Brendon Hartley y Scott Mayer.

El campeonato se apretó con Rojas y Pruett al frente y otras cuatro duplas peleando el título. Pero en las tres fechas finales en Kansas, Laguna Seca y Lime Rock, Angelelli y Taylor ganaron para llevarse la corona aunque Telmex-Ganassi consiguió su quinto título y cuarto al hilo.

Decisión dividida, pero eso les permite llegar a la unificación en 2014 con la ALMS con varios equipos fuertes y combinaciones potencialmente ganadoras, ya que los prototipos LMP2 son más veloces por diseño.

FM___062_Image_0001

La falta de competencia

La serie American Le Mans (ALMS) llegó a su fin sin competencia en sus clases de prototipos, pero una saludable batalla entre los equipos de múltiples marcas en su clase GT, además de las clases monomarca LMPC y GTC. Aunque al inicio de sus 10 fechas en las 12 Horas de Sebring tuvieron la incursión del equipo oficial de Audi y del privado Rebellion Racing (del Mundial de Resistencia – WEC), que les ganaron el podio, las siguientes ocho fechas –Long Beach, Laguna Seca, Lime Rock, Mosport, Road America, Baltimore, Austin y Virginia– fueron para la escuadra campeona, el Pickett Racing con sus pilotos Lucas Luhr y Klaus Graf en un HPD spyder aunque su competencia si acaso era de uno o dos Lola-Mazda coupés de Dyson Racing. Para la final en Road Atlanta, la Petit Le Mans, Rebellion regresó y los batió nuevamente para cerrar el año, aunque ya Luhr y Graf eran campeones desde fechas antes.

FM___063_Image_0001

Los LMP2 fueron una batalla de las escuadras Level 5 contra Extreme Speed ambos sobre los prototipos HPD y los primeros se coronaron gracias a su experiencia previa pues ES brincó de la clase GT donde corrían Ferrari 458; mención aparte para el Ala Delta coupé, que apareció a fin de temporada con miras a 2014 y anduvo rápido, liderando a ratos. La batalla de los GT vio coronarse a Corvette, pero hubo triunfos de Viper, BMW, Ferrari y Porsche, en una pelea que debe trasladarse bien al nuevo USC en 2014.

Finalmente fue la falta de competencia la que acabó con la ALMS, pues no hay un país que resista dos series de prototipos con menos de 10 autos en su clase principal y aquí aplica aquello de la unión hace la fuerza.

FM___063_Image_0002

El pasado

TELMEX-GANASSI Y SU LEGADO

Aunque la asociación de Ganassi con la Escudería Telmex llegó en 2004, los años iniciales fueron de autos patrocinado por CompUSA hasta que en 2007 el equipo adquirió la denominación oficial Telmex-Ganassi. Para entonces ya había ganado los campeonatos de 2004 y 2006, pero la primera victoria de la alianza vino en la apertura de la campaña, las 24 Horas de Daytona de 2007 cuando el auto #01 manejado por Salvador Durán, Juan Pablo Montoya y Scott Pruett se impuso, siendo además la primera victoria de un mexicano ahí en 36 años. El equipo blanquiazul quedaría subcampeón ese año de 14 fechas, con siete podios para la dupla Rojas- Pruett, uno de ellos su primera victoria
juntos, en Iowa, usando un chasis Riley aparejado a un motor Toyota marino presentado como Lexus por cuestiones de mercadotecnia.

FM___064_Image_0001

Aparentemente los años pares se le daban mejor a la combinación méxico-americana porque en 2008 se logró el tercer título, y primero de Rojas y Pruett, quienes ganaron seis veces y obtuvieron dos podios más además de repetir Pruett y Montoya la victoria en las 24 Horas de Daytona, ahora acompañados por Rojas y Dario Franchitti. Pero en el siguiente año par, el equipo volvió a obtener el subcampeonato, con Memo y Scott siendo despojados del triunfo en Daytona (con Montoya) pues el equipo que les ganó tenía un auto que no daba el peso mínimo y no fue descalificado. Ellos tuvieron ocho podios en 12 fechas, con dos triunfos y se reagruparon a esperar el año par, 2010. En ese año, con el nuevo motor BMW en su chasis Riley, ganaron nueve veces en 12 fechas, quedaron en segundo otras dos y en Lime Rock fueron chocados por Jon Fogarty, quien no halló otra forma de desquitar su inferioridad.

La maldición de los años pares se rompió en 2011 cuando Memo y Scott consiguieron cinco triunfos y cinco segundos lugares en 12 fechas para llevarse su segundo título consecutivo y tercero como dupla, forzando a los organizadores a ofrecer una recompensa extra –con carteles tipo viejo oeste para hacerlo asemejar una broma– al que les rompiera la racha de victorias que databa del 2010 y que se extendía a seis. Y en 2012 vino el tricampeonato consecutivo (cuarto para Memo y Scott) con otros ocho podios –dos de ellos victorias– en 13 fechas pese a una misteriosa reducción de potencia para los motores BMW decretada para emparejarlos con otras fuentes de poder.

Llegó el año final de la Grand Am en 2013 y con 12 fechas, vinieron otros cinco podios más victorias en Daytona y Road Atlanta, para obtener el subcampeonato de pilotos, pero retener el título de equipos, séptimo en 10 años para la escuadra. Una década de éxitos que queda para la historia.

El futuro

Con 2014 a la vuelta de la esquina, la fusión de las series American Le Mans y Grand Am ha probado ser complicada al intentar equiparar autos muy distintos, aunque todo debe estar listo para las pruebas de Daytona a inicios de enero, tras las efectuadas en noviembre en Sebring y la propia Daytona, en las cuales se encontraron problemas en las llantas para los prototipos por el agarre aerodinámico que estos tienen.

FM___065_Image_0001

La categoría principal será la de Prototipos (P), que incluirá LMP2 de la ALMS, más los Prototipos Daytona (DP) de Grand Am y el Ala Delta coupé. Los motores de los DP han sido aumentados en potencia y se les ha añadido carga aerodinámica para equipararlos a los LMP2, aunque también estos últimos tendrán un restrictor de aire mayor.

La segunda categoría de prototipos será el Prototype Challenge (PC), que son los provenientes de la ALMS con chasises monomarca ORECA propulsados por motor Chevrolet.

La categoría principal de Gran Turismo (GT) es la GTLM que abarca a los distintos vehículos GT de la ALMS que se ajustan al reglamento del Mundial de Resistencia (WEC) hecho al alimón por la FIA y el Automobile Club de l’Ouest francés:

El resto de los GT y los GX experimentales que debutaron en Grand Am en 2013, caben en la clase GT Daytona (GTD), incluso Porsche participará sólo con los nuevos 911 GT America hechos específicamente para esta clase. Podrán entrar los GT3 de clases mundiales con ligeros ajustes.

Se espera mucha competencia, especialmente en las clases GT, por el costo menor, y en tres de las clases los neumáticos de Continental son los únicos aceptables, siendo la excepción la GTLM, donde hay fabricantes múltiples, tal como en Le Mans y el WEC. Entre los primeros en echar su sombrero al ruedo está Ford, que ha firmado a los equipos Telmex-Ganassi y Michael Shank Racing para que lo representen con su motor Eco Boost; BMW que manda los Z4 en vez de los M3 a la GTLM; Aston Martin, que presentará un equipo; Audi que ha firmado a la escuadra campeona GTC de ALMS, Flying Lizard, antiguamente con Porsche; Level 5 que entrará a la PC con un par de autos; Scuderia Corsa, que mandará un par de Ferraris a competir; y así, los anuncios se suceden día a día.