Compartir

La campaña de debut de Esteban en la Fórmula Uno con la escuadra Sauber trajo un solitario resultado en los puntos (séptimo en Suzuka, Japón), más una Vuelta Rápida (Montmeló, España) y un par de entradas a la Q3 (Singapur y Japón) que fueron también las únicas en que largó en la primera mitad de la parrilla, pues su lugar habitual estaba arrancando en los sitios de la Q1 (10 veces) o Q2 ( 7veces). Su coequipero fue Nico Hulkenberg, con mucha experiencia y gran potencial, quien sacó 8.5 veces más puntos con el mismo auto y –casualmente– en 2014 será coequipero de Sergio en Force India. Esteban, tendrá al germano de padre uruguayo Adrian Sutil como compañero esta campaña y la comparación es más desproporcionada que en 2013, pues el germano tiene 110 grandes premios arrancados aunque sin lograr jamás un podio. Pero el regiomontano no se arredra ante los números y la vasta experiencia de su coequipero y ha declarado estar listo para asumir el liderato del equipo suizo.

La campaña 2014 inició en Australia y la escuadra de Hinwil tiene problemas con el C33, cuyo sistema de frenos traseros causa un desbalance en ciertos momentos de aplicación, y en la calificación Esteban no pasó de la Q3 pues se tardó en hacer su giro final y la lluvia lo rebasó, además de ser penalizado por cambios de caja, lo cual le costó salir al fondo, solamente superando a los Lotus. Sutil quedó casi segundo y medio adelante y en carrera llegaron 1 y 12 circulando juntos gran parte del tiempo, siendo Esteban ligeramente más veloz en su mejor vuelta de carrera, pero resaltando su problema permanente desde 2013, venir de atrás, lo cual le quita muchas oportunidades de sacar puntos.

Por ello 2014, es un año en que Esteban tiene que tomar el mando. Ya no tiene el pretexto de la novatez, que además nunca fue problema en otras categorías para mostrar su talento. Sauber necesita un líder que lo lleve al futuro y Esteban, a quien muchos consideran incluso más volante que Sergio, puede ser el hombre que lo haga. Sutil tiene experiencia, pero ya alcanzó su máximo tras seis campañas mientras que el regiomontano está en plena curva de ascenso y una campaña buena, como la que tuvo Sergio en 2012 en su segunda temporada con Sauber, precisamente, es lo que lo colocaría entre los volantes a destacar en el futuro, máxime que su montura no es exactamente de las de primera línea. Pero primero, tiene que vencer a Sutil, pues el coequipero es siempre la vara de medida que usan los directores técnicos para evaluarte.

Page_076_Image_0002

Esteban, en la opinión de los expertos, es un piloto muy cerebral, conocedor a fondo de lo que sucede con su auto, pero parece que no ha terminado de soltarse en cuanto a su manejo, alternando momentos de suprema velocidad –los menos– con largas tandas de manejo reflexivo sin arriesgar y sin variar su ritmo, lo cual es excelente para un probador, pero en la Fórmula Uno se necesita más que eso para llamar la atención.

Esteban apenas va a cumplir 23 años a final del verano y tiene atrás una larga historia de éxito en las categorías inferiores, sin apenas conocer las pistas en la mayoría de los caos. Ahora, en la única categoría que cuenta tiene que mostrar esa calidad que tiene, pero que permanece como hibernando en espera de la primavera que significa un auto competitivo. En la F1 las oportunidades se toman desde el inicio, pues la facilidad para desechar a un piloto es enorme y siempre hay media docena de aspirantes con curricula (o patrocinio) impresionante listos para tomar su lugar. Esteban ha mostrado su liderazgo desde hace tiempo y ha llegado al máximo nivel del automovilismo. Ahora lo importante es mantenerse ahí, dar resultados importantes y liderar a su escuadra, que lo demás vendrá después.