FOTO: Scuderia Ferrari

Sin quedar satisfecho de su resultado, Sebastian Vettel quedó contento con asegurar el primer 1-2 de Ferrari en Monza desde 2000.

El alemán quedó en segundo lugar en la calificación del Gran Premio de Italia, en el que su mismo coequipero Kimi Raikkönen lo superó por 161 milésimas, tanto por la velocidad de su monoplaza Ferrari como por la ayuda ligera en la succión que generaba el coche del mismo Vettel que ayudó al finlandés, pese a estar separados por algunos segundos.

Aunque en su comunicación por radio hizo ver una situación distinta, al haber salido adelante de su coequipero, el actual sublíder general aplaudió la labor en equipo, venciendo por poco margen a Lewis Hamilton.

“Siempre es de esta manera en Monza y creo que él estaba en el lugar ideal”, dijo. “Creo que mi última salida estuvo bien. Mi vuelta no fue muy buena, pero sí, creo que vamos a darle un vistazo pero por ahora, es bueno tener a ambos autos en la fila delantera”.

“Para ser honesto, no fue una vuelta limpia, las otras vueltas de hecho fueron mejores. Perdí un poco en la primera chicana, segunda chicana, las (dos curvas) Lesmos, un poco en todos lados. El último sector fue bueno pero no fantástico, así que no fue una buena vuelta y no lo suficiente, obviamente”.

Vettel, quien iniciará el Gran Premio de este domingo a 17 puntos de Hamilton, se sintió “afortunado” de finalizar por delante del británico y de Valtteri Bottas ante tal inconsistencia, más si se considera que la diferencia entre los contendientes al título fue de 14 milésimas.

Sin embargo, aún con los antecedentes de órdenes de equipo que se han generado en múltiples ocasiones, no espera que sea necesario utilizar estas tácticas durante el domingo, lo que implica que Raikkönen tendrá una oportunidad de ganar por primera vez desde 2013.  

“Bueno, si él está iniciando desde la PP, adivino que él le permiten ganar. Es una carrera larga. Obviamente él quiere ganar, yo quiero ganar. Espero que uno de los dos gane”, indicó.