Compartir
FOTO: Acura

Acura regresará a la Subida Internacional de Pikes Peak el 24 de junio con cuatro autos de carrera de producción en serie.

Entre los modelos que inscribirá a la edición 96 del prestigioso evento, se destaca la nueva RDX 2019, que hace su debut mundial en el deporte motor y se une al ganador de la Clase Abierta del año pasado, el TLX GT, al vencedor de la Clase de Exhibición, el TLX A-Spec, y al NSX, que se colocó en el podio en la división Time Attack 1.

El TLX GT, conducido por el veterano del World Challenge, Peter Cunningham, regresará en la Clase Abierta apoyándose en una imponente victoria en la clase en 2017; en tanto, Jordan Guitar hará su debut en la subida de la montaña con la RDX 2019, compitiendo en la Clase de Exhibición. 

Este auto se caracteriza por su motor Turbo VTEC de 2.0 litros de producción en serie, junto con una transmisión automática de 10 velocidades de afinación deportiva y la tecnología micro híbrida de 48 voltios, incluido un supercargador eléctrico. El enfoque general es desplegar el potencial de esta nueva y estimulante plataforma y destacar la nueva tecnología que mejora las cualidades del manejo.

Nick Robinson, del Grupo Norteamericano de Desarrollo de Chasis de I+D de Acura, regresará a Pikes Peak en el TLX A-Spec, ganador de la Clase de Exhibición y que regresa con una suspensión modificada, un motor turbo V6 actualizado de 3.5 litros y 500 caballos y un diferencial de deslizamiento limitado.

El cinco veces veterano de Pikes Peak logró su primera victoria en 2014 en la clase Pikes Peak 250 para motocicleta. Su hermano menor James también reaparece en el evento en el Acura NSX, luego de marcar el récord de híbrido general con su final en noveno lugar en 2017. 

Será el séptimo año consecutivo de la marca compitiendo en la ‘Carrera a las Nubes’ en 2018m y el cuarto como Auto de Seguridad Oficial y Vehículo de Apoyo del evento.