Compra la revista en Sanborns y locales cerrados

VW Beetle Dune

Derroche de estilo

El Beetle Dune no es un auto con intenciones off-road, como algunos de sus hermanos de gama (léase CrossFox, CrossGolf, etc.). Es, más bien, una declaración de estilo que busca distanciarlo de sus hermanos más simples de gama, aunque algunos de sus elementos decorativos pueden causar cierta confusión, pues la carrocería está 1 cm más alejada del piso y el ancho de vías también crece de forma discreta. A eso se suman los protectores de las salpicaderas y las “placas” plásticas que parecieran proteger los bajos del coche en caso de circular fuera del pavimento.

Pero no va por ahí, pues el Dune no es para eso, es algo de mera moda, muy acorde a la intención del coche. Destacar dos cosas: primero, las formas del Dune muestran la renovación estilística del Beetle 2017, evidente en fascias, faros, calaveras y poco más. Y segundo, el Dune es el Beetle más equipado. Tiene de serie asientos bitono, equipo de audio Fender, pantalla de 16 cm con sistema de infotenimiento y conectividad multiplataforma, faros bi-xenón, calaveras LED, sensores de estacionamiento en ambas defensas, rines de 18”, quemacocos y colores exteriores exclusivos, como el amarillo “Sandstorm” de las imágenes.

En el tema del motor, hay que aclarar que el Dune (como todos los Beetle) está fabricado en Puebla y los ejemplares destinados al mercado mexicano montan el 2.0 TSI “viejo”, es decir, el que entrega 210 caballos y 207 libras/pie de torque (GLI), mientras que el Dune exportable goza del TSI renovado, con 220 caballos y 258 libras/pie (GTI), un motor más moderno que incluye un sistema de alzada y apertura variable de válvulas (“Valvelift”). A pesar de ese “ahorro” en su fabricación, la respuesta es buena y contundente, y permite que el Dune gane velocidad con prontitud. Se maneja bien y se nota nobleza en el bastidor, pero rueda más como Jetta que como un Golf/GTI, pues éste ya tiene motor y plataforma nuevos. Pero como dijimos: el Dune no es ni de pista ni de off-road. Es para derrochar estilo y disfrutar un auto sólido, rápido y con un diseño muy original.

VÍCTOR ORTIZ

Artículos Sugeridos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *