Compra la revista en Sanborns y locales cerrados

Una serie sólo para mujeres sería un retroceso

Fem1 Por Pippa Mann Pilota inglesa de IndyCar, ganadora de IndyLights, con 13 arrancadas en IndyCar incluyendo cuatro veces  las 500 millas de Indianápolis. Me decepcionó abrir mi correo electrónico y ver una carta en la que se me preguntaba si me interesaría correr en un campeonato totalmente femenil. Hace unos meses, cuando Bernie Ecclestone me dijo que esta podría ser una forma para que las mujeres avancen en el deporte motor, sentí que esa idea era condescendiente e insultante para todas las mujeres que compiten en términos de igualdad con los varones. Ver que esta idea ha generado la suficiente tracción hasta tener una posibilidad de ser real, es decepcionante en extremo. Las mujeres han peleado por años para ser reconocidas como iguales en el deporte motor, y muchas de nosotras nos hemos desempeñado repetidamente a un nivel en que hemos sido ganadoras de carrera y contendientes al campeonato. Nuestros logros no se dieron en un ambiente segregado, y me entristece la posibilidad de que el deporte motor dé un paso hacia atrás tan monumental, bajo una falsa bandera de “progreso”. La respuesta para que más mujeres compitan y tengan éxito no está en segregarnos, sino en ayudarnos a encontrar el patrocinio que necesitamos. Aplaudo a los que apoyarían potencialmente a esta serie nueva por interesarse en apoyar a las mujeres, pero les imploro que reconsideren dónde poner su inversión, y en lugar de eso, vean a las pilotas que están corriendo, que van al frente y están ganando, y vean las oportunidades de patrocinio que les permitirá competir. Estamos ahí, somos talentosas, y estamos luchando por encontrar el apoyo financiero para ir y romper las fronteras. 16C_3075 Cuando era niña, soñaba con la F1. No soñaba con un campeonato aparte para las niñas. Ahora, corriendo en Estados Unidos, sueño con IndyCar y específicamente con la Indy 500. Actualmente soy la única mujer ganadora de una posición de privilegio en el autódromo de Indianápolis, y sueño con repetir la gesta en la Indy 500. Y por supuesto, sueño con el día de carrera. Sueño quedar en una posición en la que regularmente pueda correr al frente, y sueño con beber la leche en el Carril de la Victoria. Este es mi sueño. Es un honor que solo han tenido 69 pilotos en la historia, y es un sueño increíblemente difícil que muy pocos conseguirán. Pero eso es lo que lo hace grande. Si alguna vez alcanzo este sueño, sí, seré la primera mujer en haber ganado las 500 Millas de Indianápolis. Pero, ¿saben qué? El auto que maneje hasta el Carril de la Victoria seguirá sin tener idea de cuál es mi género. Y seguiré inscrita en los libros de historia como uno de los menos de 100 pilotos de carreras en alcanzar esa gesta.

Artículos Sugeridos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *