Compra la revista en Sanborns y locales cerrados

¿Sabías… cuáles son algunos episodios desconocidos del GP de México?

NO TODOS LOS FERRARI DE F1 SON ROJOS, 1964

Son Lorenzo Bandini, en un Ferrari 1512, y John Surtees, en un 158 Aero, en las Eses durante el
 III Gran Premio de México. Pero los autos
 no son rojos sino blancos con una franja
 azul longitudinal, los colores de competencia de Estados Unidos. La razón es sencilla: fueron inscritos por el North American Racing Team, de Luigi Chinetti, representante de Ferrari en América, pues don Enzo se había peleado con la Federación Italiana y prometió que sus autos no vestirían el rojo nunca más (enojo que duró hasta fines de 
ese año). Así, John se coronó de azul y blanco, aunque lo duden.

__Page_070_Image_0001

LOS CABALLEROS, EL DUQUE Y LA BELLA, 1964

El duque de Edinburgo –o príncipe Felipe como lo conocen algunos– vino a México a fines de 1964 y aprovechó para estar
 en el III GP de México, donde esperaba ver coronarse a algún súbdito suyo, Graham Hill, John Surtees o Jim Clark. Fue John, quien quedó segundo detrás del californiano Dan Gurney y se llevó la corona a Inglaterra. Felipe estuvo ahí para premiarlo y encontró que ni Surtees (der.) ni Gurney (saludando) ocupaban la parte más alta del podio pues ahí estaba la bella actriz Lorena Velázquez, madrina del evento, quien
 fue coronada por los caballerosos pilotos y admirada por todos.__Page_070_Image_0002

NO ES LO MISMO VER LOS TOROS DESDE LA BARRERA, 1967

Jim Clark era un hombre muy valiente, aunque él decía que no pensaba en el peligro de manejar un auto de Fórmula Uno a 300 kilómetros por hora en la recta del autódromo de México, pues era un acto natural para él. Tras ganar por tercera vez el GP de México, la fiesta de premiación de la carrera se dio en un cortijo en la ciudad de México, donde los pilotos fueron avisados que debían torear algunos novillos. Valiente, sí, pero tonto no, Clark decidió protegerse y se puso el casco a la hora de enfrentar al burel, que resultó ser de broma, pues era un simple burro con cornamenta atada.

__Page_070_Image_0003

EL PERRO INCÓMODO 1970

Entre los 100,000 
invasores, que no aficionados 
al deporte motor, de la pista en 
el IX Gran Premio de México en 
1970 había varios perros, de cuatro 
patas, pero uno en particular fue el que en
 las Eses atacaba a los autos de F1 tratando
 de atrapar uno, según le dictaba su instinto. Finalmente lo consiguió y como premio fue arrollado por el Tyrrell 001 del campeón reinante hasta ese día, Jackie Stewart, quien debió abandonar
 con la dirección del auto rota. Pero el perro quedó de alimento para los gusanos
 como muestra la foto de Hugo Karasawa, fotógrafo aficionado
 presente ese día.perritotriste

RECORTAR PARA RECUPERAR 1972

El gobierno capitalino 
se propuso recuperar el GP
de México en 1972. Se armó un 
proyecto para quitar la Ese del Lago,
 continuar la recta trasera y adelantar la
 Horquilla para hacer un trazado de 4.2 kms.
 El Prof. Carlos Jalife Elías, director de Promoción Deportiva del DDF, se opuso porque el espacio ganado lo quería la Delegación para viveros, y él argumentaba que o quedara como un trazo alterno o se construyeran canchas de tenis dado el furor que causaba Raúl Ramírez entonces. Usarlo para plantar árboles sentaba un precedente peligroso en contra
 de las instalaciones deportivas y su
 opinión prevaleció, pero el apoyo al 
plan desapareció.

__Page_071_Image_0001

EL GRAN PREMIO DE HELLMUND 1980-81

Cuando Héctor A.
Rebaque (foto) incursionó 
en F1 en 1977, se buscó
 regresar a México al calendario internacional junto a la fecha de Long Beach. El promotor era Gustavo Hellmund –piloto y padre de Tavo, creador del GP en Austin y asesor en el mexicano– y la carrera fue incluida en el calendario tentativo para 1980 y 1981, pero las batallas entre FOCA y FISA lo marcaron pues Gustavo era muy amigo de Bernie Ecclestone, quien señalaba a México como uno de los sitios en que correría su campeonato alterno al de F1 si había
 un rompimiento. Al final, Hellmund
 trajo a CART como substituta
 en ambos años.

__Page_071_Image_0003

EL PASTEL DE SANBORNS 1990

Junio 23, Autódromo Hermanos Rodríguez, México DF. Ayrton 
Senna califica en México para el
 que será su centésimo GP de F1. Para festejarlo, el equipo McLaren comandado por
su coordinador Jo Ramírez, ordena un pastel con letras alusivas al hito. Jo, nacido en México, conoce los comercios locales y encarga el pastel en una sucursal de la cadena Sanborns, para un producto espectacular de tamaño y calidad a buen precio, con amplias dosis de merengue. Ayrton no acabará la carrera pues voló
 una llanta a seis giros del final cuando trataba de completar la distancia
 sin cambiarlas.

__Page_071_Image_0002

Artículos Sugeridos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *