Compra la revista en Sanborns y locales cerrados

Audi S1 Sportback

El Audi S1 tardó mucho tiempo. Los ejecutivos de Audi sugirieron su llegada en 2010, en versión tres puertas, y su desarrollo llega del A1 quattro más extremo, de edición limitada, el que Audi usó como prototipo para el S1.

La razón de la espera fue que la ingeniería del sistema de tracción en las cuatro ruedas, que substituyó la barra trasera de torsión del A1 por un sistema multienlace. Pero ya está aquí –en versiones de tres y cinco puertas– y nuestra primera prueba revela que está bien resuelto y es genuinamente cautivador.

Bajo el cofre en forma de concha hay un motor de 2.0 litros turbocargado que entrega 228 caballos y 272 lb/pie de torque, 
46 caballos y 88 lb/pie más que 
el más poderoso A1, el 1.4 TFSI. Es un motor ansioso, con flexibilidad agradable en la gama baja, un medio rango poderoso y una naturaleza tersa en la parte alta. Con el torque pico a 1,600 rpm, jala felizmente las marchas más altas 
a bajas velocidades, lo convierte en un manejo dócil y relajado en zona urbana. Pero cuando las revoluciones aumentan, hay un tono rasposo y un crujido del escape mientras sueltas el acelerador para entrar a las curvas.

El S1 saca sus 228 caballos sin drama y se siente más agil que otros A1

El S1 saca sus 228 caballos sin drama y se siente más agil que otros A1

La caja es manual de seis velocidades de acción ligera. Opera en combinación con la última versión del sistema de tracción total de Audi y diferencial de bloqueo electrónico. El resultado le da al S1 una adherencia sobresaliente y la tracción suficiente para desplegar sus reservas sin “quemar llanta”. Las cifras marcan 5.9s de 0 a 100 kph, pero se siente más rápido.

Comparado con el A1, el S1
tiene una reducción de 25 mm en 
la altura de paseo, tasa revisada en resortes y amortiguadores, barras antirrolido mejoradas y un juego 
de rines de 17 pulgadas con gomas 215/40 como estándar. La dirección electromecánica ha sido ampliamente retrabajada, aunque sigue careciendo de sensibilidad y respuesta final.

Si encuentras una carretera secundaria adecuada, disfrutarás de un avance rápido. El S1 puede ser posicionado con confianza, la amortiguación firme mantiene los ángulos de rolido a raya, y tiene una naturaleza más neutra en el curveado y mayor agilidad general que cualquier A1. Se siente firme y la base retrabajada absorbe los baches más fuertes sin aspereza.

En condiciones de clima cambiante y sobre una mezcla retadora de superficies, se requeriría un auto muy bien puesto a punto para pelearle al S1, por su bien redondeada habilidad dinámica y su velocidad de mundo real.

El interior es otra característica a destacar gracias a su estilo,
 sus materiales de alto grado y su simpleza funcional. Así que el S1 es grande en habilidad y un prospecto muy tentados. Pero se sabe que el precio tendrá un premium grande sobre los modelos A1 regulares. Aun así, su atractivo es tal que es seguro que venderá en números suficientes para justificar la ingeniería que se le ha invertido.

La calidad de la cabina se ensucia con una errada posición de manejo

La calidad de la cabina se ensucia con una errada posición de manejo

Primer veredicto

Rápido, cautivador y divertido en toda condición de clima, pero costoso

Lo bueno

  • Entrega de potencia flexible, poderosa
  • Tracción sobresaliente
  • Interior elegante

Lo malo

  • La posición de los pedales
  • Caja de cambios sólo manual
  • Caro

Nota del probador

Los cambios visuales incluyen defensas diferentes, piel negra, estribos más anchos y un alerón en el techo.

pag115_04

GREG KABLE

Artículos Sugeridos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *